Legalidad versus legitimidad

Un presidente, un gobierno regional o un alcalde pueden ser producto de una elección reconocida como limpia y transparente, esto es lo que le da legalidad. La legitimidad en cambio, marca el espacio de lo que de lo que un gobernante, sea nivel nacional o subnacional, puede hacer.

La legitimidad se traduce en el nivel de cumplimiento de las leyes, en el pago puntual de los impuestos, en la preservación del espacio público, etc. En ese sentido, es fácil señalar que en el Perú tenemos muchas autoridades que carecen de la legitimidad suficiente para enrumbar a su distrito, provincia, región o incluso al país por el camino que ellos consideran adecuado.

Uno de los indicadores más usados para evaluar la legitimidad de una instancia de gobierno son los niveles de aprobación. Sin embargo, muchos cuestionan si esto es adecuado en la medida que los resultados tienden a estar muy marcados por la coyuntura. De allí la necesidad de no tomar esta variable como el único dato de evaluación de un gobierno.  No es lo mismo tener una baja tasa de aprobación porque se ha tomado una medida que en principio puede generar malestar, que tenerla porque los ciudadanos sienten que quién gobierna no está cumpliéndolo, mintió  para llegar al poder o porque se le considera culpable de una tropelía. En el primer caso, el mandatario puede esperar a que la medida aplicada de los resultados previstos y cambie entonces la posición de la población. En los otros casos, hace hincapié de un segundo nivel más profundo y que tiene que ver con la credibilidad, con la confianza en la palabra de quien gobierna.

Otro aspecto importante, es considerar si las personas sienten que se está cumpliendo con lo que se prometió en campaña. En un país como el nuestro, donde los candidatos sienten que pueden decir cualquier cosa porque una vez llegados al poder harán otra cosa, puede parecer que las personas están acostumbradas a esto y que no les importa.

Por último, hay otro factor que tiene que ver con el de las prioridades. Muchas veces los gobiernos hacen cosas que no coinciden con lo que las personas demandan.

#Suscríbete

Mantente actualizado con nuestros últimos estudios de #Tendencias. ¡Solo necesitamos tu correo!